Willpower, traducido del inglés, significa fuerza de voluntad. Pero, si traducimos literalmente la palabra, viene a decir “el poder de lo que será”. Y justo eso es lo que deseamos, que algo que ahora no es, lo seaLa fuerza de voluntad es el poder de conseguir lo que ahora no tenemos.

 

¿Qué deseas en tu vida que sea, que ahora no es?

  • Ser más activo.
  • Comer más sano.
  • Leer más en inglés.
  • Ser más sociable.
  • Desarrollar más tu sentido del humor.
  • Tener más calma.
  • Ahorrar más.
  • Cuidarte más.

 

Cuando te preguntas por qué esas cosas que deseas no son ahora tu presente, casi todas tienes que ver, en mayor o menor medida, con tu willpower, con el poder de lo que será.

 

No hay un momento perfecto

 

¿A qué estás esperando? Ningún momento es perfecto, todos tienes inconvenientes. O la edad de tus hijos, o el exceso de trabajo, o tu pareja que no te acompaña. La mayoría de personas cree que el problema de no alcanzar sus metas es la falta de fuerza de voluntad. Y saben que el resto, son casi siempre excusas. Pero las excusas es la manera de justificarnos y no sentirnos mal cuando no nos comprometemos. Desde ahora te aconsejo que en lugar de excusas tengas más jeta, más autoestima, más “porque no me apetece”. Así, por lo menos, aunque no te impliques, no sentirás que te estás engañando.

 

¿Por qué nos cuesta tanto ponerle freno a lo inmediato?

 

Porque nos puede el placer. Somos animales, impulsivos y llenos de deseos. Y hacer renuncias suele ser una decisión reflexiva, guiada por lo que conviene frente a lo que deseas. Buscamos veinte mil escusas y razones que  nos convenzan de que ceder, no está tan mal. “Total, ¿y si te mueres mañana?”, “el lunes empiezo”, “pues mi amigo Fulanito estaba hecho un pincel, sin fumar, corriendo y sin beber y le ha dado un ictus”.

 

No es cierto que no tengas autocontrol o fuerza de voluntad

 

De hecho, la ejerces a diario, en muchas actividades. Vas al trabajo, te levantas muchas veces a pesar de estar agotado, cansado por la noche pones la cena más nutritiva para tus hijos, te desmaquillas, haces renuncia a una cervecita y bebes agua, no mandas al carajo a un cliente maleducado, etc. Todos hacemos multitud de renuncias. Lo que no conseguimos es hacerlo con  todas las renuncias o con las propuestas que nos marcamos. Es imposible. Tienes fuerza de voluntad pero puede que la estés empleando en otras actividades. Igual estás dejando de valorarlo y solo te aferras a lo que no consigues.

 

Ojo, la fuerza de voluntad se desgasta

 

El famoso estudio de Roy Baumeister demostró que cuando utilizas tu fuerza de voluntad para una tarea, la agotas para la siguiente. En un experimento, se contó con dos grupos de sujetos. Ambos grupos entraban a una sala en la que olía a galletas recién hechas. Uno de los grupos podía comer galletas, mientras que al otro grupo se le pedía que en lugar de galletas, comiera rabanitos. Después de esta actividad, tenían que participar en una segunda que consistía en realizar un puzle geométrico bastante complicado. Aquellos que habían agotado su fuerza de voluntad comiendo rabanitos, abandonaron el puzle a los 8 minutos. Mientras que los que seguían teniendo su fuerza de voluntad intacta porque pudieron comer galletas, consiguieron estar concentrados y no rendirse una media de 19 minutos. Así que si usas tu fuerza de voluntad de más, se desgasta. Igual que si sobreentrenas te lesionas o te sientes agotadísimo, la fuerza de voluntad funciona también como un músculo. Tiene un límite y tú debes elegir en qué utilizarla.

 

¿Cómo se fatiga la fuerza de voluntad?

 

Uno de los motivos es la falta de glucosa. Cuando hacemos uso de nuestra fuerza de voluntad, nuestras células tienden a consumir más glucosa. Así que mucho cuidado con el tipo de dieta que te pones. Consulta por favor con un nutricionista.

 

La fuerza de voluntad también se pierde en función de tus propias expectativas. Aquellas personas que no esperan nada de ellas en este sentido, tienen menos probabilidad de tener fuerza de voluntad. Basta que le digas a tu cerebro que no eres capaz, que eres inconstante, que siempre fallas y te rindes, para que tu mente se lo crea y no te ayude a persistir.

 

La historia de tus éxitos y fracasos también juega un papel importante, o más bien, tu memoria sobre tus éxitos y fracasos. Si eres de los que olvidan rápidamente los éxitos obtenidos a través de tu fuerza de voluntad y los valoras como algo normal y como lo que debería ser, pero tus tropiezos los magnificas y te machacas por ello, la imagen de ti en relación a la fuerza de voluntad será pésima.

 

Y tu autoestima es otra actriz principal. Cuanto más capaz te sientas, cuanto más te valores, cuanto más positivo sea el concepto que tienes de ti, más esfuerzo invertirás en conseguir algo que está relacionado con la imagen que tienes de ti mismo. No puedes conseguir metas si te contemplas como alguien mediocre.

 

El poder de lo que será puede empezar a serlo en este mismo momento. Recuerda estos consejos:

  • Establece prioridades. No hay fuerza de voluntad para todo.
  • Empieza por quererte y ser positivo contigo mismo.
  • Duerme, descansa y aliméntate de forma saludable.
  • Espera cosas buenas de ti.
  • Recréate en cómo has conseguido tus éxitos.

 

Bienvenido al mundo de los voluntariosos. Tú eres uno más.

Compartir en: