Existe una relación directa entre cómo pensamos y cómo nos expresamos y todo lo que sentimos. Nuestras emociones son en gran parte el fruto de aquello que interpretamos. Las personas que se hablan con dudas, las que ven un peligro en todo lo que les rodea, aquellas que anticipan lo peor, las que se quedan rumiando preocupaciones sobre las que no tienen apenas control, sufren más ansiedad que las personas que se expresan desde la positividad, centrándose en el presente y sabiendo tomar distancia emocional con los miedos y preocupaciones que no controlan.

La manera de pensar y expresarnos puede modificarse, se entrena, y nos ayuda a sentirnos más optimistas, serenos y felices.

El próximo jueves 14 de Mayo de 18h a 19h hablaremos de esto en el taller online. ¡Reserva tu plaza!

Compartir en: