Si supieras que ser un “disfrutón” y vivir un día pleno, dependiera en gran parte de ti, ¿no querrías saber cómo? No hace falta que tu entorno se confabule para que tengas un día redondo. Ni siquiera estar en el momento perfecto. Pequeñas actividades pueden cambiar nuestro estado anímico y conseguir, que, a pesar de la adversidad, podamos sentirnos bien.

La adversidad está siendo dura, por eso se llama adversidad. Pero no tiene por qué robarnos nuestros pequeños momentos serenos y felices. No tiene por qué cambiarnos el foco. Podemos elegir dónde ponerlo. No se trata de negar una evidencia ni de vivir en los mundos de unicornios de color rosa. Pero sí decidir a qué batallas vamos a prestar a tención y cómo disfrutar de tantos detalles que se nos escapan.

El próximo viernes 12 de junio de 19h a 20h hablaremos de esto en el taller online. ¡Reserva tu plaza!

Compartir en: